NUIT DE LONGCHAMP

Un ramo de flores blancas a la luz del crepúsculo

Nuit de Longchamp, un suntuoso jardín de flores blancas, florece al atardecer desde 1934 sobre los hombros de las elegantes. Orillas africanas del mediterráneo y jardines otomanos aportan como ofrenda las flores y los bálsamos más valiosos para la nota eterna que seduce el corazón de las bellezas.

CABEZA
Bergamota de Sicilia y flor de azahar de Túnez, nuez moscada, cardamomo
y ylang ylang

CORAZON
Rosa de Turquía y jazmín del Dades, lirio de Florencia y sándalo de Mysore,
absoluto de retama.

FONDO
Pachulí y vetiver de Haití, bálsamos de Tolu y del Perú, ládano y musgo
de roble.